• La Chica Llamada Cuervo

Tiempo

El Tiempo se había estancado afuera de la habitación del Cuervo. Lo sentía respirar y tratando de entrar, pero no se lo iba a permitir.


El Cuervo llevaba días encerrado buscando cómo resolverlo "todo". No sabía cómo explicar lo que necesitaba, sólo sabía que la ansiedad lo paralizaba cuando pensaba en el tiempo y tenía que mantenerlo lejos.

Dentro de su habitación todo estaba suspendido, los minutos no pasaban y todo era más denso.


El Tiempo decidió esperar ahí, debilitándose y golpeando la puerta de madera convencido de que lograría entrar.


La puerta resistía pero la paciencia del Tiempo la terminó por romper. Entró como una gran masa de niebla que se comía todo a su paso; se abalanzó sobre el Cuervo y rasgó sus plumas. Vi cómo cayó inconsciente al suelo.

Puse la mano sobre nuestro pecho y lo sentí dormir.

Por primera vez en mucho tiempo olvidamos el tiempo, olvidamos el control de "todo", la ansiedad y a las Tristezas, por primera vez dormimos.




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.