La evolución del zombi en el cine

Muy bonitas lunas, mis amigos. Hemos estado viviendo <<Ejem, bueno yo...>> Me comprenden ¿No? Hemos estado pasando por momentos apocalípticos y mi entusiasmo por las secuelas me trajo a la mente crear una continuación de nuestra charla pasada. Recordarán que la semana anterior les expuse el origen del fenómeno "zombi". Bueno ahora me complacería muchísimo desarrollar esta segunda parte para hacer una autopsia a la evolución estética y psicológica a través de la historia de nuestros amigos los no muertos.

Como hemos dicho, todo comenzó a raíz del vudú y sus prácticas en Haití. Con la premisa de "White zombie" en 1932 llegó una segunda entrega de la que partiré para hacer mención a las películas más significativas o que marcaron un aporte en el género. Sin más preámbulo, les sugiero ir por un café y botana porque será extenso…

1943 – I walked with a Zombie


Esta película estadounidense es una variante de la precursora. Basada en la novela de Charlotte Brontë, Jane Eyre. Con una iluminación muy característica de este década y una atmosfera exquisita, esta película es la combinación perfecta de muertos que caminan, vudú, magia negra y una isla misteriosa en una película de horror serie B.

Betsy Connell, una joven enfermera canadiense es contratada por un militar para cuidar de su esposa en una plantación dentro de una isla antillana. Betsy sospecha fuertemente que Jessica, su paciente, no está enferma, sino que ha sido convertida en un zombi.

“Yo anduve con un zombie” Sigue la misma línea del zombi vudú. Estático y en una especie de estado catatónico, con pocos signos vitales y movimientos robóticos. Semejante a una persona en estado vegetal con movimiento motriz básico y que va por allí perturbando a las personas.

1968 – La noche de los muertos vivientes



George A. Romero nos presenta una estructura más completa del perfil de un zombi. Desde su visión adoptó la idea de ya no solamente son súper creepy, ahora se han vuelto caníbales que toman a cualquier ser humano con vida como presa y también se reproducen por contagio. Lo que le complica un poco la vida a nuestros protagonistas.

También estadounidense, Night of the living dead, por su título original nos cuenta la historia de un grupo de personas aisladas en una granja que intentan hacerle frente a lo que parecen ser muertos que por una causa desconocida han vuelto a la vida para aterrorizarlos e intentar alimentarse de ellos. Romero también complementa este arquetipo con una crítica social más enfocada al racismo, que es lo que más adelante le dará más peso al subgénero alimentándose de distintas críticas y sátiras a nuestra sociedad podrida.

1970 – El Giallo y los zombis



Esta década en Italia se caracterizó por llevar el Giallo a muchas de sus producciones. Para los que no sepan, Giallo es un término Italiano que deriva de una serie de novelas de suspenso en la que la trama principalmente involucraba a un asesino ausente que al final se descubriría dándole una resolución a la historia. Esto se adaptó mucho a las películas de suspenso y terror, en este caso fue aplicado en películas de zombies y en décadas posteriores al subgénero slasher.

Un ejemplo de esta evolución fue Zombi, en 1978. En esta película se establece la crítica social más clara, usando a los zombis como metáfora de una sociedad consumista sin cerebro.

Se implementa más el gore y la brutalidad, acercándose más al estereotipo actual y alejándose por completo del zombi vudú que parecía más un sonámbulo creepy. Otras buenas películas con esta fórmula fueron: El ataque de los muertos sin ojos, 1973 y Zombie 2, 1979.

1985 – El regreso de los muertos vivientes



Estados Unidos retoma las películas de zombis. El gore cobra mucha fuerza y se deja de lado un poco el terror para parecer un poco más comedia bruta muy sangrienta. Esta película se vuelve divertida pero funcional en cuanto a película de zombis. Hace énfasis en la idea de que el monstruo se alimenta de cerebros y no únicamente de la carne humana.

Dirigida por Dan O’Bannon se centra en una historia de Freddy, cuando llega a su nuevo trabajo y su compañero le cuenta una historia del gobierno en el que una sustancia tóxica dentro de una morgue es la culpable de traer los cadáveres a la vida otra vez. (¿No les suena de algún lado?) Un accidente y el descuido culmina en la liberación de esta sustancia y la reunión inusual de Freddy y un grupo de personas que tendrán que lidiar con estos zombis come sesos. Bastante recomendable y con ese toque cómico de horror que en lo personal disfruto muchísimo.

1992 – Braindead



Para los amantes fehacientes del género, esta faceta de Peter Jackson es para mí la mejor que ha tenido. Braindead está cargada de humor negro, gore, acción y muchos zombis de los buenos. Llega aa ser bastante alocada pero mantiene la coherencia dentro de su propio universo. Posiblemente una de las mejores comedias de horror que tenemos hasta ahora. El final te dejará satisfecho.

1994 – Dellamorte Dellamore




Italia vuelve a posicionarse con esta producción poco conocida pero bastante destacable. Dirigida por Michele Soavi y protagonizada por Rupert Everett, basada en la novela homónima de Tiziano Sclavi, ahonda en una atmosfera más surrealista donde el cuidador de un cementerio que busca el amor mientras sobrevive a cadáveres que no paran de revivir.

1998 – Bio-Zombie




A finales de la década aparecen producciones japonesas de zombis que resultan buena referencia, a pesar del maquillaje poco destacable y muy al estilo asiático esta película encarna a dos debiluchos que hacen pasarse por tipos rudos. Nos muestra un guión buen trabajado y una trama divertida de ver.

2002 – 28 días después



Esta película ya se acerca mucho más al estereotipo moderno, regresando el fenómeno al terror y que consiga volver a dar miedo. Nos presenta un panorama más apocalíptico, haciendo que la idea de un virus que infecta a las personas sea un punto clave para que renazca la ambición de regresar los zombis al cine comercial y hacerlo vendible. Dándole credibilidad a una posible epidemia zombi. Se aleja completamente de los estándares anteriores en los que los muertos se ponen en pie a causa de brujería, sustancias tóxicas o causas desconocidas. Marca un antes y después en la historia del zombi. El mismo año arranca la franquicia de Resident Evil, que sigue la misma fórmula de un virus que invade a la humanidad y cargada de acción a manos de su protagonista femenina.

2004 – Shaun of the Dead



Edgar Wright nos plantea una historia y un guion mejor construidos en una comedia de muertos vivientes devora cerebros, dándole matices de melodrama, acción y comedia marcada. Posteriormente en el 2007, Zombieland continúa la fórmula de esta misma y a pesar de no ser tan buena como Shaun of the Dead, es otra opción de buena comedia de zombis.

Sin duda vas a disfrutarla y no te la puedes perder.

2007 – Soy Leyenda



Enfocada mucho más a ciencia ficción que a terror, en esta tercera adaptación del libro homónimo por Richard Matheson el director Francis Lawrence nos muestra una combinación vampírica con características zombi originada a causa de un virus que en un inicio era cura para el cáncer y al que nuestro protagonista es inmune, lo que no nos deja muy claro a lo que estamos enfrentando. Hay poca sangre y se deja de un lado el serie B y abusando de efectos digitales resulta olvidable y su aporte a la evolución queda desechado más adelante.

2007 – REC



España rescata al género de entre las nuevas propuestas. REC, dirigida por Paco Plaza y Jaume Balagueró es por excelencia la saga de zombis española. Con un formato de found footage, la primer entrega nos regala un rayo de luz entre lo que parecía un abismo de las películas de zombis. Angela Vidal, reportera, se encuentra haciendo un programa sobre la estación de bomberos cuando son requeridos en una emergencia que a ella le resulta buen material para su reportaje. Las cosas se salen de control cuando llegan al edificio en cuarentena, pues hay un supuesto foco de infección desconocido que transforma a los vecinos en caníbales hambrientos. Esta película dio paso a más de una secuela que en lo personal va perdiendo el toque que tuvo la primera.

2008 – OTTO: Or Up with Dead People



Por si creías que habías visto todo, esta producción indie canadiense dirigida por Bruce Labruce es denominada una película de Horror queer. Y nos mete en la piel de Otto, un zombi neo-gótico que lo único que tiene son los flashbacks de su vida como humano. Toma un viaje a Berlín y en busca de sí mismo empieza a explorar la ciudad. Es descubierto por Medea Yam, una cineasta underground que, con el apoyo de su novia se muestra entusiasta por filmar un documental acerca de él y de sus víctimas amantes. Esta nada conocida película explora una profunda crítica política y social con matices de porno gay y un divertido surrealismo. Una opción para aquellos que siempre están en busca de poco ortodoxas propuestas.

2010 – The Walking Dead



Desarrollada por Frank Darabont y con 146 episodios, es por supuesto la serie más exitosa de zombis, y la más comercial. Basada en la serie de cómics de Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard, cuenta con buen arranque y tintes de distintos géneros, pero comienza a flaquear cuando el foco principal se vira al melodrama entre los personajes principales, quitando realismo a la situación. Lo más destacable es el excelente maquillaje de nuestros no muertos y que George A. Romero fue invitado a dirigir un episodio de la misma, invitación que rechazó. Fuera de eso hay muy pocos zombis en una serie de zombis, pierde el foco de la trama y dejando a un lado el maquillaje, no aporta nada al subgénero.

2013 - Guerra mundial Z



Al igual que soy leyenda, esta película dirigida por Marc Forster y protagonizada por Brad Pitt falla en su aporte abusando del CGI al grado de dar la ilusión de vernos envueltos en un video juego. Carece de atmósfera y tiene como propósito hacer la problemática a nivel masivo, cayendo en el concepto apocalíptico más comercial que hay. Una producción gigantesca que nos deja pensando en que fue un desperdicio en historia y narrativa, completamente distinta a la novela en que fue basada.

También se vuelve olvidable y poco realista. Es desechada la idea de los zombis con súper poderes de velocidad.

2014 – Z Nation



Creada por Karl Schaefer y Craig Engler aparece para rescatarnos de la trama lenta y dramática de The Walking dead. Es valiente, arriesgada y eficaz al momento de plantear una crisis zombi. Nación Z comienza tres años después de que estallara el apocalipsis zombie provocado por un virus que ha asesinado a la mayoría de los seres humanos. En la Prisión Naval de Portsmouth, Murphy junto a otros dos reclusos fueron sometidos a la inyección de tres vacunas experimentales. A pesar que sus dos compañeros no sobrevivieron a las vacunas que les pusieron, Murphy se transformó en la única oportunidad para la humanidad, al ser inyectado, mordido por zombis y haber sobrevivido.

Aquí podemos ver ya toda la estructura y estereotipo de las películas y series de zombis actuales. Es directa, es decir, no se anda con rodeos y no se enrolla en túneles melodramáticos de sus personajes. Hay sangre, regresa a la serie B y vuelve a ser entretenida, aunque eso sí, con peores efectos.

2015 – I zombie



A pesar de no ser realmente destacable, esta serie de cinco temporadas y basada también en un cómic, replantea el estereotipo y el concepto por completo, haciendo un producto más original y fresco, combinando una serie policiaca y de investigación con tintes de problemática adolescente y un arquetipo distino. Conocemos Olivia Moore a quien se ha convertido en zombi, sin embargo conserva su capacidad intelectual y su “cordura” por decirlo de alguna forma, siempre y cuando pueda comer cerebros de vez en vez. Adquiriendo recuerdos y habilidades de sus víctimas. La trama resulta cómica esporádicamente y funciona como entretenimiento y una evolución desde la perspectiva del monstruo y cómo afronta su condición adaptándose a ella intentando pasar por cualquier otra persona normal.

Y bueno, queridos lectores mortales, hasta aquí ha llegado mi… pequeñísima reflexión de los zombis en el cine de género. Y vaya que nunca había enunciado tanto la palabra <<zombi>> en mi no-vida. De igual forma espero que hayan disfrutado de esta autopsia. Yo por lo visto me quedaré con estos zombis sin vida aquí en la morgue. Nos estaremos leyendo, sueñen con cerebros.

Los quiere, Ghoul Lunuar.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.