La evolución del zombi en el cine

Muy bonitas lunas, mis amigos. Hemos estado viviendo <<Ejem, bueno yo...>> Me comprenden ¿No? Hemos estado pasando por momentos apocalípticos y mi entusiasmo por las secuelas me trajo a la mente crear una continuación de nuestra charla pasada. Recordarán que la semana anterior les expuse el origen del fenómeno "zombi". Bueno ahora me complacería muchísimo desarrollar esta segunda parte para hacer una autopsia a la evolución estética y psicológica a través de la historia de nuestros amigos los no muertos.

Como hemos dicho, todo comenzó a raíz del vudú y sus prácticas en Haití. Con la premisa de "White zombie" en 1932 llegó una segunda entrega de la que partiré para hacer mención a las películas más significativas o que marcaron un aporte en el género. Sin más preámbulo, les sugiero ir por un café y botana porque será extenso…

1943 – I walked with a Zombie


Esta película estadounidense es una variante de la precursora. Basada en la novela de Charlotte Brontë, Jane Eyre. Con una iluminación muy característica de este década y una atmosfera exquisita, esta película es la combinación perfecta de muertos que caminan, vudú, magia negra y una isla misteriosa en una película de horror serie B.

Betsy Connell, una joven enfermera canadiense es contratada por un militar para cuidar de su esposa en una plantación dentro de una isla antillana. Betsy sospecha fuertemente que Jessica, su paciente, no está enferma, sino que ha sido convertida en un zombi.

“Yo anduve con un zombie” Sigue la misma línea del zombi vudú. Estático y en una especie de estado catatónico, con pocos signos vitales y movimientos robóticos. Semejante a una persona en estado vegetal con movimiento motriz básico y que va por allí perturbando a las personas.

1968 – La noche de los muertos vivientes



George A. Romero nos presenta una estructura más completa del perfil de un zombi. Desde su visión adoptó la idea de ya no solamente son súper creepy, ahora se han vuelto caníbales que toman a cualquier ser humano con vida como presa y también se reproducen por contagio. Lo que le complica un poco la vida a nuestros protagonistas.

También estadounidense, Night of the living dead, por su título original nos cuenta la historia de un grupo de personas aisladas en una granja que intentan hacerle frente a lo que parecen ser muertos que por una causa desconocida han vuelto a la vida para aterrorizarlos e intentar alimentarse de ellos. Romero también complementa este arquetipo con una crítica social más enfocada al racismo, que es lo que más adelante le dará más peso al subgénero alimentándose de distintas críticas y sátiras a nuestra sociedad podrida.

1970 – El Giallo y los zombis



Esta década en Italia se caracterizó por llevar el Giallo a muchas de sus producciones. Para los que no sepan, Giallo es un término Italiano que deriva de una serie de novelas de suspenso en la que la trama principalmente involucraba a un asesino ausente que al final se descubriría dándole una resolución a la historia. Esto se adaptó mucho a las películas de suspenso y terror, en este caso fue aplicado en películas de zombies y en décadas posteriores al subgénero slasher.

Un ejemplo de esta evolución fue Zombi, en 1978. En esta película se establece la crítica social más clara, usando a los zombis como metáfora de una sociedad consumista sin cerebro.

Se implementa más el gore y la brutalidad, acercándose más al estereotipo actual y alejándose por completo del zombi vudú que parecía más un sonámbulo creepy. Otras buenas películas con esta fórmula fueron: El ataque de los muertos sin ojos, 1973 y Zombie 2, 1979.

1985 – El regreso de los muertos vivientes



Estados Unidos retoma las películas de zombis. El gore cobra mucha fuerza y se deja de lado un poco el terror para parecer un poco más comedia bruta muy sangrienta. Esta película se vuelve divertida pero funcional en cuanto a película de zombis. Hace énfasis en la idea de que el monstruo se alimenta de cerebros y no únicamente de la carne humana.

Dirigida por Dan O’Bannon se centra en una historia de Freddy, cuando llega a su nuevo trabajo y su compañero le cuenta una historia del gobierno en el que una sustancia tóxica dentro de una morgue es la culpable de traer los cadáveres a la vida otra vez. (¿No les suena de algún lado?) Un accidente y el descuido culmina en la liberación de esta sustancia y la reunión inusual de Freddy y un grupo de personas que tendrán que lidiar con estos zombis come sesos. Bastante recomendable y con ese toque cómico de horror que en lo personal disfruto muchísimo.

1992 – Braindead



Para los amantes fehacientes del género, esta faceta de Peter Jackson es para mí la mejor que ha tenido. Braindead está cargada de humor negro, gore, acción y muchos zombis de los buenos. Llega aa ser bastante alocada pero mantiene la coherencia dentro de su propio universo. Posiblemente una de las mejores comedias de horror que tenemos hasta ahora. El final te dejará satisfecho.

1994 – Dellamorte Dellamore




Italia vuelve a posicionarse con esta producción poco conocida pero bastante destacable. Dirigida por Michele Soavi y protagonizada por Rupert Everett, basada en la novela homónima de Tiziano Sclavi, ahonda en una atmosfera más surrealista donde el cuidador de un cementerio que busca el amor mientras sobrevive a cadáveres que no paran de revivir.

1998 – Bio-Zombie