Historias aberrantes



Aberrantes son las historias a medio vivir. Es vivir a medias. Como cuando Elena conoció a

Edgar. Él llegaba a casa de Emma, no creía que fuese a quedarse por mucho tiempo, sólo

quería entrar al baño y orinar. Elena, se mudaría a una nueva casa que tardó en

construirse más tiempo de esperado. Para comprar la casa, primero vendió el

departamento con promesa de entrega a seis meses y después aceptó un trabajo que

poco le agradaba. Al cumplir los seis meses, sin casa, Elena pidió a Emma que la dejara

vivir por un tiempo no definido, No más de dos meses, que se convirtieron en tres.


En esos tres meses Elena pasó más horas en la oficina que en casa de Emma, de no

haberse comprometido a pagar la casa, su renuncia la habría dejado en el escritorio del

Lic. Brito semanas atrás . Sin embargo, esa tarde en que Edgar llegó a casa de Emma, Elena

enfermó gravemente, el doctor sólo le dijo que guardara reposo y descansara algunos

días. Ella que conocía bien al Lic. Brito solicitó trabajar en casa para no perder su trabajo.

Las cosas fueron peores, Elena bajó de peso abruptamente. Emma no daba crédito al

nuevo aspecto cada día más demacrado. Cuando Edgar vio la silueta de Elena en contra

luz del ventanal de la sala, algo en interior de él se movió. Elena leía un libro de

contabilidad o eso creyó Edgar, el día del funeral de Elena, se enteró que en el pasado ella

había sido actriz de una compañía de poco prestigio y que para sobrevivir a la miseria del

arte se casó con un viejo productor de teatro que al morir le dejó todos sus bienes. Cosas

mundanas para esa ambiciosa mujer.


Esa tarde, en casa de Emma, Edgar vio en Elena algo que no pudo descifrar tiempo

después. Entró al baño sin interrumpir la lectura y salió de la misma manera. Elena pudo

ver al intruso entrar, ella también había visto algo en él. Ese “algo” sería un secreto que se

llevaría a su tumba. Edgar se detuvo un instante antes de salir. La miró, dudó unos

instantes y abrió la puerta. Cuando habló siete días de ese anodino encuentro lleno de

recovecos pasionales, Emma le explicó que Elena había muerto y que se encontraba

camino al funeral. Edgar, sorprendido pidió acompañarla. En el funeral, una mujer de

negro se acercó a él. Debió hablarle ese día, las oportunidades no se repiten dos veces, y se

retiró sin decir nada.


Cuando Edgar habló con Emma de ese hecho, ella le explico que Elena era una mujer

extraña, que en diarios aparecía el dibujo constante de una mujer vestida de negro a la

que llamaba “Señora V”. ¿Creerás que me dejó toda la herencia a mí? Pobre, siempre tan

sola.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.