FRESH: Un tesoro poco nombrado

En los últimos meses parece que existen más plataformas que películas y series, y es que es como si quisieran vendernos cuentas de streaming como si fueran limones... Que por cierto también ya son muy caros.


Con esto mis cadavéricos entusiastas del terror, tenemos la ventaja de que se crean películas de todo tipo como pan caliente, pero al mismo tiempo la desventaja es que muchas de ellas pasan casi desapercibidas. Este es el caso de Fresh. Una cinta de Hulu, disponible en Star+ que nos sumerge en un terror bastante palpable. Se construye sobre un giro relativamente inesperado que cambia por completo la cara de la película después de aproximadamente media hora de iniciada la película.

Fresh es una película sobre los horrores de las citas online, en la que una chica conoce a un tipo que parece perfecto pero que tiene la costumbre de alimentarse de carne humana y secuestrar a chicas inocentes y sin compromiso para trocearlas lentamente y vender el producto al mejor postor.


Una película que difícilmente podría llegar a un público amplio si no es anunciándola como "¡hay canibalismo!".


Un consejo infalible para ver esta peli es que no conozcas absolutamente nada de ella además de la premisa que acabo de darte, sin embargo... Si realmente quieres conocer de qué va la trama, te lo explicaré en las próximas líneas.


Incluso el primer giro narrativo se produce de una forma bastante imprevisible y simbólica: Noa conoce a Steve (Sebastian Stan) no por Internet, sino en la sección de frutas y verduras del supermercado local. Y como él parece al menos una persona decente, ella acepta la oferta de una cita, que se convierte en una agradable noche de sexo y luego en una propuesta un poco loca, pero en general aceptablemente de clase media: un fin de semana juntos en un lugar sorpresa.

Aquí, justo aquí, es donde Fresh llega a una bifurcación en el camino y decide tomarla. Por un lado, una chica madura, consciente de sí misma, cínica y desilusionada como Noa nunca aceptaría una invitación así de alguien que ni siquiera tiene una cuenta de Instagram; hacerlo sería tirar por la borda toda la construcción de su carácter que ha hecho hasta ahora. Sin embargo, por otro lado, las películas de terror siempre nacen de un error evitable, y el deseo, casi la necesidad, de Noa de tener una conexión humana (uno de los temas que volverá a lo largo de la película, incluso cuando esté atada escuchando a Steve hablar de cortar piernas y servirlas como si fueran filetes) está en el centro de la suya: dice que sí, se sube al coche con destino desconocido, y a partir de ahí todo empieza a ir mal.


Como última recomendación, esta es la mejor película de terror que podrías ver con tu cita de Tinder. Nos leemos en la próxima entrada de #Coffincinema y si la ven, ¡Muy buen provecho!


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags