Fantasmas de Guerra

La guerra es un país propio, lleno de horror, masacre y de un profundo y visceral desasosiego embrujado donde quedan plasmadas con sangre las más aberrantes bajezas de la naturaleza humana. No es de extrañar entonces que este sea un escenario plagado de leyendas, de historias marcadas por la fatalidad y un puente entre la realidad y lo sobrenatural. Un campo donde una amiga cercana a la Morgue se paseaba con guadaña en mano.


Inició el 28 de julio de 1914, a partir de esa fecha cientos de miles de soldados y civiles murieron de forma violenta entre ríos de lodo y sangre; cadáveres putrefactos siendo devorados por animales carroñeros dejaban huella en desolados parajes que parecían haber sido abandonados por Dios.

Noticias sobre espíritus, demonios y almas que no habían encontrado descanso plagaron aquellos lugares en ese entonces e incluso décadas después:


Una de las más famosas historias vino de Mons y ocurrió en el mes de agosto, un pequeño pueblo belga en el que se encarnó una guerra de trincheras y donde el periodista y veterano canadiense F. J. Newhouse recogió un singular relato de voz de varios sobrevivientes, incluido un soldado simplemente llamado ‘’Jock’’. Era 1914 y las tropas británicas se enfrentaban a las alemanas en este pueblo, no existía cosa tal como el silencio ya que el ruido de las ametralladoras hacía vibrar la tierra. Tierra que cada fría mañana despedía un olor a sangre y humedad.

Aquella tierra que duró en guerra dos años se le denomino ‘’Tierra de Nadie’’. Lugar a donde solo se iba a morir. Cuando había un cese momentáneo al fuego para que ambos bandos recuperaran a sus heridos y muertos, se escuchaba un aullido. Varios reportes aseguraron que era más parecido a un lobo que a un perro y se asomaba a lo largo de las trincheras con ojos llameantes como si estuviese salido del mismísimo infierno. Había versiones diferentes donde aparecía y desaparecía ante los ojos atónitos de los soldados; como símbolo de mal augurio que significaba un enfrentamiento aún más sangriento al día siguiente y versiones donde veían a este sabueso atacar brutalmente a cualquiera se cruzase en su camino. Y así lo llamaron: El Sabueso de Mons.

En 1919 surgieron teorías que sugerían que el sabueso era en realidad un experimento militar alemán donde un animal común había sido alterado genéticamente para volverse violento y no una aparición demoniaca.


Otra leyenda que cobró vida durante la guerra fue la leyenda del submarino UB 65 rodeado de trágicos sucesos incluso antes de ser soltado al mar cuando operarios a bordo que inspeccionaban su maniobrabilidad murieron asfixiados sin razón alguna. Luego de ese incidente un par de tripulantes cometieron suicidio y posteriores apariciones de marinos fallecidos a causa del submarino se veían de brazos cruzados observando fija y heladamente a sus compañeros vivos. Este mismo explotó el 10 de julio de 1918 con 37 tripulantes a bordo.


Will Bird, un soldado canadiense relata haber visto una noche a su hermano (ya fallecido en otra batalla) quien lo arrastró lejos de su posición defensiva en la trinchera y lo hizo caminar horas antes de esfumarse en el aire. Will al darse cuenta de que había abandonado su posición regresó apresurado solo para encontrar que el lugar donde había estado antes de la aparición había sido arrasado por un proyectil de un cañón Howitzer.



En la Batalla de Verdun la más larga de toda la guerra y la principal lucha de entre el ejército alemán y el francés contaban los soldados alemanes que durante las noches, era común encontrarse la aparición de un soldado con uniforme de la guerra franco-prusa, ocurrida más de 40 años atrás y fácilmente reconocible por una barba larga y blanca. Este fantasma ayudaba a los franceses y ocasionaba que los alemanes tropezaran o tiraran sus armas.


Durante la batalla de Le Cateau en 1914, soldados ingleses y franceses aseguraban constantemente que era común ver la aparición de batallones espectrales de caballería que galopaban a toda velocidad en dirección a los alemanes, a quienes incluso llegaban a atacar con armas fantasmales.

Durante una noche, un grupo de oficiales de la fuerza expedicionaria británica se encontraron con un gran ejército de jinetes, todos con el uniforme de los escuadrones de caballería reales y que aparecieron de entre los bosques al lado del camino; cabalgando al mismo ritmo que los oficiales. Fue un oficial de nombre Johnstone que años después describió la historia, relatando que este fenómeno ocurrió durante 20 minutos.


Como otros intelectuales de la época, el poeta Robert Graves fue enviado al campo de batalla en 1915 y también tuvo encuentros con lo paranormal. En su libro, ‘Goodbye to All That’, escribe que la creencia en fantasmas entre los soldados ingleses era prevalente, al grado de que la forma en que se reconocían entre sí durante los patrullajes; era el decir la palabra ‘fantasmas’ a manera de contraseña.

En junio de 1915, Graves se encontraba cenando durante su estadía en la región de Bethune cuando vio pasar a un viejo amigo suyo, el soldado Challoner de la delegación real galesa, pasando por una ventana. Challoner le sonrió, saludó y continuó caminando como si nada por afuera de la casa.

Graves creyó conveniente saludarlo y fue a la ventana para hablar con él. Lo que encontró afuera fue oscuridad, y ningún rastro de Challoner con excepción de una colilla de cigarro humeando al pie de la ventana. Al poco tiempo de ello, Graves se enteró de que Challoner había sido asesinado en Festubert en mayo de ese año; semanas antes de que lo viera pasar por la ventana.



BOSQUES MALDITOS

La Morgue ya había dado testimonio de misteriosas desapariciones ocurridas en bosques, por lo que para alimentar ese tema presentamos un breve listado de bosques peligrosos alrededor del mundo y los extraños fenómenos que ahí acontecen:


  • Bosque del Memorial, Japon: En 1971, un Boeing 727 de la compañía aérea All Nippon Airways (ANA), se estrelló en los cielos de la ciudad de Morioka, en la provincia de Iwate contra un caza de las fuerzas aéreas de Japón. Las 2 aeronaves cayeron en el bosque junto al lago de Gosho, muriendo 162 personas. El impacto de los aviones contra el suelo fue tan fuerte, que los cuerpos quedaron despedazados. En el lugar del accidente, se erigió un memorial y hoy en día, en sus inmediaciones hay varios relatos de apariciones y de manos invisibles que agarran a los visitantes por los hombros, haciendo que se caigan al suelo.

Bosque de Epping, Inglaterra: Ubicado en las afueras de Londres, Inglaterra, el lugar está rodeado de misterios. Uno de ellos es el lugar conocido como «el campamento Loughton», que es una colina de la Edad d