Catarsis

Autor: FRAN NORE Caldas


Esa noche descubrí sorprendido que sólo podía escuchar sonidos y voces, pero

no podía hablar ni abrir los ojos, tampoco mover la cabeza ni las extremidades.

Alguien me había cocido la boca con hilo de cáñamo, quise gritar, pero no podía

gritar en semejante estado; inmediatamente percibí que estaba embalsamado en

mi propia cama.

Escuché pasos de una persona que venía hacia mí.

Era la criada. Sus pisadas se hacían cada vez más cercanas.


- Descanse, señor… mañana es otro día…




Entradas destacadas