Aniversario Vampírico

''Estoy en un mar de preguntas: dudo; temo; pienso cosas extrañas, que no me atrevo a confesarle ni a mi propia alma'' Drácula, Bram Stoker


Los invitados a la Morgue esta semana llegaron desde el centro mismo de la noche eterna con un corazón que ya no late. Al momento de escribir estas líneas puedo sentir su penetrante mirada que desde hace siglos ha visto la creación y la destrucción, el nacimiento y la muerte; y que ahora vigila desde los rincones más oscuros de nuestro recinto callado.

Tan delicados y encantadores como letales, parientes cercanos de Reportum Pandemonium al compartir a la misma madre.

Un humano cualquiera palidecería ante la vista de afilados colmillos, destellando entre sonrisas malditas o al momento de tomar de una copa con liquido carmesí, cortesía de los embalsamadores para hacer más amena su visita.


Los nocturnos, los fríos, los que nunca mueren.

Los que cobraron vida y fama mundial gracias a la mente del escritor Bram Stoker con su obra literaria ''Drácula'' publicada el 26 de mayo de 1897.

En próximos días se harán 124 años desde su aparición.


Drácula; el gran vampiro, el villano inmortal cuya creencia popular aceptada por el mundo ligaba su historia con la vida de Vlad Tepes quien en vida fuese el príncipe de Valaquia a mediados de 1400, famosos por su crueldad y fascinación por empalar a sus enemigos o a cualquiera que estuviera fuera de su agrado. Aunque Stoker pudo rescatar coincidencias sueltas entre Tepes más la suma de sus investigaciones leyendo a autores como Polidori, Karl von Wachsmann y Joseph Sheridan Le Fanu (todos con personajes vampíricos) para formar el ideal de su vampiro, la existencia de estos seres se remonta a miles y miles de años atrás.

La leyenda de los vampiros se originó en la creencia de seres que vagaban durante la noche, buscando alimento: la sangre.

La misma Iglesia católica le da importancia máxima a este liquido sagrado, colocándolo en el centro de su misa. Mientras Jesucristo había derramado su sangre para el perdón de los pecados y la salvación... El Señor de las Tinieblas a tomaba para sobrevivir.

En la Biblia se hacía mención de Lilith quien se reveló y huyó durante la creación del Paraíso pasando a formar parte de la administración de los infiernos. convirtiéndose en la madre de los demonios y todos los vampiros. Lilith que era la noche, con todos sus misterios y secretos; eterna, inmortal, escenario de los actos que por su naturaleza abominable deben cometerse bajo su manto de silenciosas, decadentes y magnéticas tinieblas.


Seguido de Lilith, a Caín se le consideraba el vampiro original, de ahí que los vampiros también sean conocidos como “cainitas”. Cuando Caín mató a su hermano Abel fue desterrado a las tierras de Nod y allí fue condenado a vagar llevando consigo una maldición. Temería al sol de por vida y sentiría una sed insaciable de sangre. En su exilio coincidió con Lilith (quien se dice hasta la fecha se le puede encontrar en una cueva próxima al Mar Rojo), quien le enseñó a canalizar el poder de la sangre.

''Entonces mientras camines por esta tierra, tú y tus hijos abrazaréis las tinieblas, beberéis solo sangre, comeréis solo cenizas. Seréis como fuisteis en el momento de morir. Nunca muriendo, siempre viviendo'' - La Tentación de Caín.





El libro de Enoc (que no es aceptado por las iglesias cristianas) narraba que el nacimiento de los vampiros venía de la unión de los ángeles caídos y humanos, que tuvieron que alimentarse de carne y sangre por carecer de alimentos para todos.

Un tratado de Agustín Calmet a mediados de 1700 hablaba sobre

“Hombres muertos que vuelven, hablan, marchan, infestan los pueblos, maltratan a los hombres y los animales, chupan la sangre de sus prójimos, los enferman y, en fin, les causan la muerte”,

Pero si se retrocede muchísimo más, se pueden encontrar mitos sobre vampirismo en la antigua Sumeria y Egipto, incluso en Roma se encuentran un par de historias sobre ellos. En México se localizan historias sobre vampiros prehispánicos: Ya que el sacrificio más común para los aztecas consistía en arrancar el corazón a la victima, ofreciéndolo enseguida a su Dios. Para ello cuatro sacerdotes sujetaban al sacrificado y un quinto ejecutaba la operación con un cuchillo de obsidiana dándole un golpe certero en el pecho para acto seguido arrancarle el corazón de tajo. Corazón que después era ofrecido a los dioses al depositarse en un recipiente llamado Cuauxicalli. La sangre se bebía y daba sus ídolos y la carne se la comían.

En Mesoamérica alrededor del año 100 a.C. se comenzó el culto a Camazotz, un dios maya con cuerpo de hombre y cabeza de murciélago animal asociado con la noche, la muerte y el sacrificio.

Los mayas y los aztecas rindieron tributo a este ser, sus altares eran de oro puro y orientados hacia el este, punto cardinal que simbolizaba el inframundo.


De la misma manera, grandes dinastías asiáticas, tribus africanas y algunos pueblos de Europa tenían (y tienen) cosas que contar sobre nuestros ávidos bebedores de sangre. Principalmente en Rumanía y Hungría. De hecho, Transilvania, región central de Rumanía, es conocida por ser la cuna de los vampiros; en Rumania se llaman Strigoi. Al momento de la muerte: el cuerpo de un Strigoi no se pudría y por la noche salía de su ataúd en busca de sangre para alimentarse. En algunas aldeas remotas de Rumania esto se toma como un hecho, y aún hoy en día los habitantes se protegen de sus ataques cortando la cabeza a los difuntos que son presuntos vampiros y confían en ritos nigromantes para protegerse de la maldición del vampiro.


Otra vampiresa famosa cuya familia era originaria de Transilvania es la condesa Elizabeth Bathory. Considerada como la primera asesina en serie y quizá también la más prolífica, según la leyenda utilizaba la sangre de sus víctimas para llenar su bañera. En el juicio, la noble sanguinaria fue acusada de 600 asesinatos de jóvenes muchachas vírgenes. Se declaró culpable, fue encerrado en su castillo de Csejte, que se encuentra al norte de Transilvania.

Es así, como gracias a toda una construcción de mitos, leyendas e historias contadas a la luz de la luna se alimentó uno de los personajes eternos más emblemáticos del folclor de muchas regiones. Incluido el imaginario de Stoker.

Próximo a celebrar su renacimiento en pocos días.

Efemérides Macabras

  • 21 de mayo de 1521. Nace Felipe II de España, rey de la España que se extendía por los cinco continentes y vivía su edad de oro en las artes y las letras. Conocido por la frase «En mi imperio nunca se pone el sol».

  • 22 de mayo de 1859. Nace Arthur Conan Doyle, escritor británico creador de Sherlock Holmes.

  • 22 de mayo de 1992. Se estrena la tercera entrega de la franquicia Alien.