Mi parte del trato


Te escribo esto porque te he visto triste Cuervo, siento tus lágrimas bajo mi máscara y tu corazón cada vez late más lento.

Las Tristezas cada vez nos visitan más seguido, dicen que quieren jugar pero se esconden abajo de la cama, algunas veces entre las sábanas o se cuelgan de mi cuello pidiendo atención, y ya no quiero que estén aquí, sé que te quieren llevar con ellas a un lugar oscuro donde ya no puedas volar.

No te vayas con ellas, sé que el mundo es muy duro y que algunas veces la fantasía de rendirte suena tentadora, pero el cuervo que conozco, el que vive en mi interior no es así, sé que jamás se dejaría vencer y mucho menos se cortaría las alas.

Te escribo para hacer un trato, yo me comprometo a ser feliz por los dos, a llenar tu corazón de luz de nuevo y la habitación de risas, prometo cargar con tus dudas y tus miedos siempre y cuando dejes que las Tristezas se vayan. Abre la ventana y lánzalas fuera. Deja que se rompan el cráneo al caer al suelo, que el impacto nos libre de sus juegos y del llanto que traen. Abre la ventana para que nosotros soñemos, para que entre la noche.

Hagamos este trato y yo te cuido Cuervo, yo te haré feliz si tú me haces fuerte. No habrá quien pueda con nosotros, seremos invencibles, gigantes.

Dame la mano Cuervo y cerremos el trato.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.