Eterno


Pablo quería dejar de existir.

No pensaba en la muerte ni en el dolor, sólo pensaba en eso: desaparecer, borrarse por completo.

A menudo tenía pesadillas que consistían en morir y despertar en "el más allá" en otro lugar donde tu consciencia te sigue y te recuerda que no, esto todavía no ha terminado.

-¿Por qué no lo haces?

-¿Hacer qué?

-Morirte.

-Porque no tengo la certeza de que no volveré.

Siempre era la misma respuesta y después a continuar vagando en el infinito de una vida sin sentido.

Se había muerto gente a su alrededor y él había encontrado sus cuerpos, los había abrazado esperando que llegaran a la nada, al descanso; pero al final, esa pesadilla lo perseguía ¿qué tal que ellos también volvían? ¿y si ellos tampoco dejaban de existir?

Pablo se hundía en un dolor que lo llenaba de culpa, culpa por estar ocupando un momento en la vida cuando la odiaba de forma voraz, "deberían de darle este lugar a alguien más" pensaba, sin embargo no dejaba de respirar.

Empezó a cortarse la piel un poco para ver la sangre y creer que algún día se drenaría por completo. Lo que Pablo no sabía es que él ya está muerto y esto es la pesadilla que él tanto temía, un escenario eterno del que nunca va a desaparecer.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.