La Casa de Jack

Todas las veces intento ir al cine sin leer una reseña antes ya que me gusta vivir toda la experiencia de la incertidumbre de qué vendrá, un poco irónico me veo a mí misma reseñando esta película que tanto llegó al fondo de mi cerebro.


Había escuchado que la gente se reía cuando veían esta película, pero nunca pregunté por qué, ahora pueden imaginar mi sorpresa al darme cuenta de que todos reíamos al ver cómo unos niños eran asesinados para luego modificar sus posiciones y hacer de ese un día en el bosque que nunca nadie iba a olvidar, bueno ellos posiblemente sí.


Pero me estoy adelantando mucho, regresemos al inicio, yo entrando a la sala de cine de la Cineteca Nacional, escondiendo mis plumas en una chamarra para no asustar a la gente de a lado, viendo fijamente cómo un asesino serial cura su Trastorno Obsesivo Compulsivo al matar, como cada muerte lo va llevando a un estado de tranquilidad mayor.

En un momento vi cómo nadie se iba del cine, todos estaba ahí pacientemente esperando qué más iba a pasar, cómo Jack iba a esconder ese cuerpo, cómo se iba a salvar de haber arrastrado a una mujer por la carretera, cómo su mente se estaba desequilibrando mientras más se acercaba al arte, y entonces pensé: Lars Von Tier lo logró. No sólo consiguió que su audiencia sintiera empatía por un sociópata que ve el arte en la destrucción masiva, si no que hizo que su público riera mientras él rompía huesos y limpiaba escenas del crimen exhaustivamente.

Toda la película está narrada a ciegas, Jack cuenta la historia a un personaje que todavía no conocemos y mientras lo hace más va hundiéndose en el infierno.


Al finalizar podemos conocer el personaje que escucha toda la narración, y no, no arruinaré todo diciéndoles quién es, sólo les diré que Von Tier encontró la forma de conectar todas sus películas para llegar a este punto clave en donde todo lo que ha creado tiene sentido.


Al finalizar quería aplaudir la transgresión, la violencia, el caos creado en masa para llegar al arte, pero escuché los comentarios a mi alrededor quejándose de que la película no dio miedo, así que me detuve a observarlos: qué diferentes son los humanos de los cuervos.

A aquellos que ya vieron la película y no lograron conectar con Jack y creen que no da suficiente miedo me gustaría recordarles que el terror no sólo trata de escenas sangrientas con sufrimiento o de demonios acechando a sus víctimas, algunas veces el terror es la posibilidad de entrar en la mente de algún psicópata y poder sentirte cómodo ahí. Eso, es el verdadero miedo, saberse capaz de incendiar el mundo sólo para verlo brillar.



Les dejo el link para que vayan a verla:

https://www.cinetecanacional.net/php/detallePelicula.php?clv=16235


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.