Si un día no me encuentran

La chica escribía en su diario historias que documentaría para ser recordada, para vivir por siempre.


1: si un día me pierdo, busca debajo de la tierra, puede que me haya escondido con miedo

2: si un día no me encuentras, pregunta por mí, yo jamás te hubiera dejado

3: si una noche oscurece tanto que no me ves, busca una luz e incendia todo un bosque, ahí debo de estar esperándote

4: si una mañana no amanezco, mete tu mano en mi garganta y reanima mi corazón porque le temo a la muerte.

5: si al dormir el sueño es tan profundo que ahí me pierdo, duerme a mi lado y pídeme que vuelva

6: si en una tarde cae la lluvia, busca mi cuerpo en una alcantarilla ya que habré nadado hasta allá sola

7: si al despertar mi cuerpo está cubierto de rasguños, busca debajo de mi cama al monstruo que me devoró y pídele que me traiga de vuelta

8: si una noche la sangre no para, guarda mi sangre y créame de nuevo

9: si me olvidas, pídele a alguien más que hable mis sueños y así seguro vuelvo

10: si la muerte me arrastra hasta su puerta, grita tan fuerte que recuerde el camino de regreso

11: si un día caigo préstame tus alas para que el golpe no sea eterno

12: si alguien me lleva lejos, si me lastiman, búscame en la Morgue y ponme un nombre

13: si un día no me encuentran, no dejes de buscarme porque los monstruos tienen dientes filosos y la muerte es demasiado fría.



Cada historia en una hoja, cada historia infinita como las noches que le quedan dentro de un cajón oscuro en la Morgue.

Nadie la ha buscado, pero yo sí la conozco, le he dado nombre, una máscara y un propósito.

Su piel sigue fría, ya sólo la tocan con guantes de látex, su cabello se ha vuelto blanco pero no olvida esas 13 oraciones.





Entradas destacadas