Reliquias Malditas

El inexorable paso del tiempo nos ha traído ya hasta julio,

A veces es difícil llevar la cuenta precisa de los días que pasan porque siempre es noche eterna en la Morgue; pasamos las horas en un sopor dulzón, en un letargo placentero que ocasionalmente se interrumpe por algún cadáver arrancando las hojas del calendario cuando no hay nadie que lo vigile en la plancha.

Somos los que nunca mueren.

Los que irremediablemente susurrarán cuentos, películas, noticias y un sin fin más de malas intenciones para no dormir a todo aquel oído dispuesto a escuchar, a todo aquel ojo ávido por leer.

Esa es parte de nuestra maldición.


Fue 10 años atrás, un julio grisáceo muy parecido a este cuando las salas de cine se llenaron con la noticia y estreno de la última parte de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 2. Y ya sean o no ustedes fans de la franquicia, mis demonios inquietos en el Pandemonium y yo les hemos traído una pequeña recopilación que dista mucho del mundo fantasioso de J.K Rowling pero, que si tiene mucho que ver con antiguas maldiciones sobre reliquias que a simple vista podrían parecer inofensivos hasta que se conoce su verdadera tragedia espiritual.


Comenzamos...


1. Codex Gigas. Un monje benedictino escribe presuroso y entre llantos sofocados un libro, horas antes había sido condenado a ser emparedado vivo; entre suplicas desesperadas ofreció a sus superiores escribir un libro tan grande y magnífico que cubriría de gloria al monasterio. En él, recopilaría todo el conocimiento de la humanidad y lo escribiría en tan solo una noche, a cambio de que su vida fuese perdonada. Tarea que supo no cumpliría, por tal motivo en vez de entregarse a su condena terrenal selló su destino invocando al demonio. Satanás inmediatamente acudió al llamado y accedió ayudar al hombre, pero a cambio requería un pago. El precio por el trabajo era el alma inmortal del benedictino y además, el libro debería llevar la firma de su verdadero autor. El Codex pasó de monasterio en monasterio trayendo desolación y ruinas; desde el sacro imperio romano hasta Suecia donde se encuentra actualmente, Mide 92 centímetros de alto, 50 centímetros de ancho y pesa 75 kilos. Lo conforman 310 hojas, lo que resulta en 620 páginas, que alcanzan un grosor de 22 centímetros. Se trata del libro manuscrito más grande que ha llegado hasta nuestros días. Muchos estudiosos piensan que fueron necesarias las pieles de 160 terneras para elaborar las hojas de vitela que están repletas de tratados médicos, fragmentos bíblicos, exorcismos, conjuros (entre los que destacan algunos para invocar a las siete hermanas de Satanás: Ilia, Restilia, Fogalia, Suffogalia, Affrica, Ionea e Ignea) y la imagen del diablo.


2. Las Trompetas Malditas de Tutankamon. Se dice que cada vez que suenan ocurren trágicos sucesos. La tumba del faraón Tutankamon fue descubierta en 1922 por el arqueólogo Howard Carter y su equipo, la tumba estaba intacta y sus tesoros colocados tal como se habían colocado hace más de 3000 años. Entre los objetos había dos trompetas, una de plata con mango de madera y la otra de bronce. Ambas medían alrededor de 18 cm de longitud y 4 cm de ancho y estaban hermosamente decoradas, pero no eran un simple ornamento, estudios indicaron que Tutankamon las utilizaba para llamar a su ejército a la guerra, La primera vez que el mundo conocería su sonido fue en un programa de radio de la BBC en 1939, el día que sonaron hubo un apagón total en El Cairo y meses más tarde explotó la guerra entre Alemania y Reino Unido, comenzando uno de los episodios más sombríos en la historia bélica de la humanidad. Distintos egiptólogos coincidieron en afirmar que las trompetas estaban malditas, que fuerzas sobrenaturales antiguas acudían al llamado de guerra cada que alguien las hacía sonar;. En 1967, un estudiante que analizaba los objetos de la tumba hizo sonar una de las trompetas. A los pocos días comenzó la llamada Guerra de los seis días, en la que Israel invadió Egipto. En 1990, las trompetas volvieron a ser tocadas por estudiantes y poco después comenzó la Guerra del Golfo. En 2011, nuevamente alguien las hizo sonar y a los pocos días se produjo en Egipto el levantamiento contra Hosni Mubarak. Actualmente las trompetas están expuestas en el museo de El Cairo y hasta la fecha nadie más ha tratado de tocarlas.

Por si fuera poco, más de 20 personas murieron después de abrir la tumba, todas las muertes asociadas con la maldición de Tutankamon por perturbar su descanso eterno.

3. La Mujer de Lemb. También conocida como la Diosa de la Muerte, esta pequeña estatua de piedra caliza hecha a mano alrededor del año 3500 a.C. Fue descubierta en 1878 en Europa del Este y Lord Elphont se convirtió en su primer propietario. la tuvo 7 años en su poder y durante esos 7 años los 7 miembros de la familia Elphont murieron por causas misteriosas. Su segundo dueño fue Ivor Manucci y durante el tiempo que estuvo la estatua en la vida esta familia todos murieron sin explicación alguna, el tercer dueño fue el Señor Thompson-Noel, y tanto él como su familia corrieron la misma suerte que los anteriores dueños. El cuarto propietario fue Sir Alan Biverbrook, y tanto él como su esposa y dos hijas murieron, pero, los dos hijos varones de Biverbrook sobrevivieron y decidieron donar la estatua al Museo Real de Escocia en Edimburgo. Aunque la maldición no terminó ahí pues el jefe de la sección en la que la estatua estaba colocada en el museo murió repentinamente.


4. El Jarrón de Bassano. Tal como lo dicta la leyenda cerca de Nápoles, a mitad del siglo XV existía una chica que estaba preparando su boda, recibió como regalo de bodas un jarrón pero tallado en plata. La boda pasó pero por desgracia, la chica murió en su noche de bodas no se sabe si asesinada o naturalmente y se dice que estaba abrazada al jarrón plateado. Su familia heredó el jarrón y poco a poco, todo aquel que lo tenia, falleció hasta que un sacerdote amigo de la familia se dio cuenta de lo que pasaba y decidió enterrar el jarrón para que dejase de molestar.

En 1988, alguien desenterró una caja con un jarrón plateado dentro y una nota que decía que tuviese cuidado, que el jarrón era capaz de matar pero aun así se puso a subasta. El comprador fue un farmacéutico que acabó falleciendo pasados tres meses, de ahí pasó a un cirujano que murió dos meses mas tarde se dice que con treinta y siete años. Un arqueólogo, pagó muchísimo dinero por el jarrón ya que vio que era del Renacimiento y lo quería para su colección personal. El arqueólogo acabó falleciendo al cabo de tres meses de una infección que apareció de repente. Su familia tuvo que mal venderlo a otra persona que como no puede ser de otra forma, murió al cabo de un mes. Actualmente se encuentra enterrado en una caja de plomo, sabrá el demonio dónde.


5. Diamante Hope. Tiene su origen en la India y fue adquirido por el comerciante Jean-Baptiste Tavernier quien terminó arruinándose por culpa de las deudas de juego de hijo y regresó a la India para intentar recuperar su fortuna. Murió durante su viaje al ser comido vivo por una manada de perros salvajes. En 1715 pasó a manos de la reina María Antonieta esposa del rey Luis XVI quienes fueron decapitados en la guillotina durante las revolución francesa. En 1908, el sultán turco Abdul Hamid II se lo regaló a su esposa a quien posteriormente apuñaló y mató. Al año siguiente de este trágico hecho, el sultán perdió el trono. En 1949 el comerciante Harry Winston compró el diamante y decidió donarlo al museo de historia natural de la institución Smithsonian a través de una carta postal. Al poco tiempo el cartero que realizó el envío murió.

¿Maldiciones milenarias? ¿Almas condenadas cuyo único y último envase terrenal son estos objetos que por su historia, fama y leyenda se ganaron el título de reliquias malditas? ¿O tratos con el diablo?

Como siempre, ustedes cadáveres frescos tienen la ultima palabra y/o teoría que nosotros en la Morgue estaremos encantados de escuchar.


Efemérides Macabras

  • 5 de julio de 2021. Muere a los 91 años de edad Richard Donner, maestro y director del clásico del cine satánico THE OMEN.

  • 7 de julio del 2007. El 07/07/07 se dieron a conocer las siete nuevas maravillas del mundo.

  • 8 de julio de 1999. Se publica Harry Potter y el Prisionero de Azkaban con 317 paginas.

  • 10 de julio de 1856. Nace Nikola Tesla, inventor austrohúngaro-estadounidense conocido principalmente por la invención y desarrollo de la corriente alterna.

  • 11 de julio de 1561. Nace el poeta español Luis de Góngora.


Tenebris

Entradas destacadas