Ostara: Paganismo y Pascua

La quietud de la Morgue se interrumpe este domingo 4 de abril. Un golpeteo rítmico retumba en los pasillos, hace eco en los techos altos. Todos los embalsamadores nos miramos los unos a los otros confundidos. Hasta donde sabemos, no hay ningún cadáver programado para llegar y los restos mortales de muchos otros ya han sido despachados. Aunque sonidos desconocidos y corrientes heladas de aire son eventos comunes aquí por una que otra alma en pena, ese sonido es diferente. Al salir a investigar nos percatamos de una sombra pequeña que se mueve veloz entre aquellos espacios donde le alcanza la luz y ese sonido repetitivo se vuelve un poco más rápido. Son ligeros golpes de brincos, de patas ligeras.

Al llegar corriendo al anfiteatro principal nos damos cuenta que algo ó alguien a dejado en el centro de la habitación una pequeña canasta de mimbre. En su interior hay huevos dorados delicadamente decorados; uno para cada embalsamador.

Y en la penumbra, todos giramos la cabeza a la entrada a tiempo de ver como la puerta se cierra detrás de la figura de una liebre, que salta entre los pies descalzos de una mujer de cabellera larga antes de desvanecerse por completo.


Entonces todo cobra sentido.

Para sorpresa de nadie, la religión cristiana se utilizó como un medio de colonización en todo el mundo. La Iglesia irrumpía en colonias que contaban con sus propias practicas religiosas; donde muchas de ellas estaban centradas en el estudio y la adoración de la naturaleza, los astros y el cambio en las estaciones del año. Con el fin de sumar seguidores los líderes de la iglesia se apropiaron de muchos símbolos paganos que tenían poder dentro de estas culturas y aunque la Pascua es una de las festividades más importantes dentro del cristianismo y el catolicismo ya que representa la resurrección de Cristo, tiene su origen más actual en Ostara (Eostre en inglés antiguo y Easter en inglés moderno), diosa germana que representa la primavera y la fertilidad. Y dentro de su folclor a la liebre como su fiel escudera y símbolo de dicha fertilidad por sus capacidades de reproducción.



En la región germana fue donde cobró fuerza el mito de la liebre conocida como Osterhase (liebre de Oster/Pascua) al ser símbolo de Ostara. Sus creencias señalaban al huevo como representación de vida nueva ya que en la mitología germánica se dice que Ostara sanó a un pájaro herido que encontró en el bosque, transmutándolo en una liebre. Pero como continuaba siendo un pájaro parcialmente, la liebre mostró su agradecimiento a la diosa entregándole huevos como regalos.

Fue ahí donde esta tradición mística y pagana se mezcló con lentamente con la apropiación cristiana: porque para los cristianos el huevo era uno de los símbolos de Jesucristo y en el siglo XIII los líderes de la iglesia no permitían que se comieran huevos durante la Cuaresma, entonces se hervían para conservarlos y los pintaban de rojo para simbolizar la sangre y el sacrificio de Cristo. Cuando se llegaba la Pascua, se rompía el ayuno y se comían los huevos. El huevo al comerse o romperse representaba la tumba vacía de Jesucristo.


La tradición alemana como la conocemos (con el ritual de decorar huevos y con una apropiación cultural más fuerte donde existía la liebre “Osterhase”, que pone coloridos huevos llamada para quien los niños hacían nidos.) llegó a América con inmigrantes alemanes alrededor de 1700.

La raíces de la Pascua como una celebración a la diosa de la Primavera fueron poco a poco quedándose la sombra de la crucifixión y resurrección de Jesús.


En Reportum Pandemonium tenemos total respeto a cualquier religión y creencias de los lectores. Sin embargo es importante recalcar los orígenes paganos de estas celebraciones. Orígenes que fueron expropiados y adaptados culturalmente.


Si retrocedemos aun más en el tiempo, podemos encontrar que en un inicio la historia de la Pascua proviene de la leyenda sumeria de Damuzi (Tamuz) y de su esposa Inanna (Ishtar), un mito épico llamado "El Descenso de Inanna", que se encuentra explicado sobre tablillas de arcilla que datan del año 2100 a. C.

Cuando Tamuz muere, Inanna cae desconsolada y lo sigue al inframundo. Una vez allí, ella entra a través de siete puertas, despojándose de todos sus vestidos mundanos. En su ausencia, la tierra pierde su fertilidad, los cultivos dejan de crecer y los animales dejan de reproducirse. Por tanto, a menos que se tome alguna medida, la vida en la tierra comienza a desaparecer.

Después de la desaparición de Inanna durante tres días su asistente se acerca a otros dioses, en busca de ayuda. Finalmente uno de ellos, crea dos criaturas que llevan la planta de la vida y del agua de la vida hasta el inframundo, esparciendo su presencia sobre Inanna y Damuzi resucitándolos, y devolviéndoles el poder de volver a la tierra como la luz del sol, durante seis meses. Tras esos seis meses en el mundo físico exterior, Damuzi tendrá que volver al inframundo de los muertos, donde permanecerá durante otros seis meses más, junto con Inanna. Así son creados los ciclos de la muerte del invierno y de la vida de la primavera.

Para el pueblo judío la Pascua tendrá otro origen y otro significado diferente y así normalmente con toda tradición religiosa y cultural. La Pascua (Pésaj), recordaba a ellos su paso por el Mar Rojo, en el cual Moisés los guio para poder ser liberados de la esclavitud egipcia.



¿Ustedes que leyendas, mitos o historias conocen sobre la Pascua?


Efeméride Macabra

30 de marzo de 1746. Nace Francisco José de Goya y Lucientes. Uno de los más grandes artistas de la historia y por mucho conocido como el Padre del Arte Contemporáneo. Pero sobre todo conocido por su serie de pinturas oscuras sobre aquelarres, brujas y canibalismo.


Celebrando el origen pagano como se debe, feliz Eostre

Tenebris C.

Entradas destacadas