• La Chica Llamada Cuervo

La Reina está muerta, reseña

Había escuchado que las autopsias se tenían que realizar con la música predilecta del difunto, en este caso, Ira Franco seguía viva cuando llegó a la plancha, lo cuál hizo toda la experiencia mucho más placentera.


Empezamos a escuchar a The Smiths mientras hablábamos del libro; esta novela te lleva de la mano por un viaje que atraviesa los sueños, un México en el que yo misma crecí y un viaje a Los Ángeles donde todo comienza a volverse de plástico.

La historia sostiene que una canción puede cambiar el mundo, sobre como el tener audífonos puestos puede ambientar nuestra realidad, misma que siempre carece de sonidos placenteros, y crear una burbuja en la que puedes vivir años enteros.


La idea de perder a tus padres corta la posibilidad infinita de experiencias que quedaban por vivir, sin embargo, Ira Franco encuentra la forma de crear nuevos recuerdos con ellos y a través de sueños compartidos comunicarse con quienes no están 100% presentes aquí.


Mientras la música continuaba, y claro, escuchamos American Pie, caminábamos por un recuerdo capturado en una Polaroid, y hasta podíamos sentir la brisa y el calor mientras seguíamos a la chica que vende flores en la playa. Ella tiene el poder de cambiarlo todo, de volverse ella misma en una canción que detenga el tiempo.


Mientras examinaba sus oídos para escuchar la música que por ahí había pasado, pensé en preguntarle si realmente había conocido a Don Mclean, si él le había contado historias como cuentos de hadas que consumen LSD, pero me di cuenta de que no podía escucharme.


El tiempo se agotaba, la editorial iba a empezar a preguntar dónde estaba, así que la cosí de vuelta y agregué mi canción favorita a la lista de reproducción que se encuentra en su oído interno. Me despedí de ella esperando encontrarla algún día en medio de una Polaroid de los años 70, le prometí que pronto hablaríamos de si "la reina está muerta" porque la chica de las flores ya no vive o porque el punk ha dominado nuestra cultura y la rebelión nos llevará a cruzar fronteras para poder escuchar historias.


Al finalizar guardé mi libro junto a las flores de la ventana esperando que atrape alguna memoria que pase perdida por la Morgue.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.