top of page

La máscara de quienes somos

Hace ya casi tres años que anunciaron el inicio de una pandemia. De repente la realidad de todos cambió y el terror se empezó a sentir diariamente, en la calle, en casa, en el trabajo, sin necesidad de que nosotros los monstruos salgamos de la Morgue.

Incluso los embalsamadores llegamos a sentir ese miedo, decidimos cerrar las puertas de nuestro hogar y solo nos quedaba esperar a que los humanos nos pudieran temer otra vez, a las pesadillas y a nuestros cuentos en lugar de a su diario vivir.


Mientras tanto en el mundo mortal todo estaba vuelto un caos. La pandemia impuso normas sociales y hábitos a los cuales miles de personas se negaban a seguir. Con el paso del tiempo y a pesar de la negativa de muchos, el uso de una mascarilla facial se volvió un símbolo: de pandemia, de crisis, de miedo, pero también de solidaridad, de conocimiento, de cuidado colectivo y es esto último lo que causa el mayor impacto en la sociedad humana: el cómo entendemos su uso y le damos, una vez más, el poder de representar la delgada línea entre la vida y la muerte. Pero, ¿entendemos realmente el poder que le damos a una máscara?


La historia empieza (tal vez) con la palabra, como siempre decía mi maestro de religión: máscara, del árabe, más-hara: antifaz. Disfraz que desfigura u oculta el rostro de una persona. La palabra máscara existe en todas las lenguas europeas occidentales, posiblemente con origen italiano, pero de raíces árabes. Siendo asì, hay tres posibles procedencias del vocablo:

a) del árabe “más-hara” (payaso). Sustantivo del verbo “masáhir” (burlarse de alguien).

b) de la lengua de oc y del catalán “mascarar”, que significa tiznar.

c) de la lengua Provenzal y del Norte de Italia “masca” que significa bruja.


Hay autores que aún discuten el origen de la palabra, puesto que hay quienes piensan que podría provenir del francés medieval o incluso del español “más que la cara”, que posteriormente evolucionaría a máscara.

La máscara es una pieza creada con uno o varios materiales tales como maderas, metales, conchas, fibras, marfil, plastilina, hueso, piedra, plumas, piel, papel, tela entre muchas otras, a veces ridícula, a veces dramática, a veces solo da miedo; con la que una persona se oculta total o parcialmente el rostro, ocultarlo y convertirse en algo diferente, muchas veces para representar aquello que el hombre no puede expresar, también para reflejar sentimientos e ideas, las máscaras representan seres sobrenaturales, ancestros, figuras sacadas de la imaginación, pero también suelen ser retratos, reflejos del interior o una extensión del ser usadas en ceremonias para conectar con lo divino, transformarse. Pero, ¿a qué viene la necesidad de convertirse en algo más? Se sabe que las primeras máscaras fueron utilizadas para asociar al portador con alguna especie de autoridad, ligada a veces con sus deidades o fuerzas superiores, o en cambio para identificar y darle credibilidad al rol que se le ha asignado al usuario.


Con el paso del tiempo, las máscaras se fueron modificando al igual que su uso, apreciándose principalmente en contextos dancísticos y de narraciones tradicionales, los cuales vemos reflejados en las máscaras antiguas como las que encontramos en antiguas civilizaciones donde fueron muy activas. Sus usos más comunes son:

  • Como elemento de protección para un individuo. Incluso durante algún tiempo tuvieron más un uso como casco.

  • Iniciación y mayoría de edad. Muchas sociedades en diferentes partes del mundo usan ritos y tradiciones para hacer notar la transformación física y social que sufren los adolescentes en su paso hacia la edad adulta, institucionalizan la transformación física y social que sufren los niños y las niñas en el momento de la pubertad para marcar ritualmente su paso desde la infancia hasta la edad adulta.

  • Sanación y bienestar comunitario. La mascarilla sanitaria es, lamentablemente, la máscara más reconocida con este uso.

  • En producciones teatrales. Los festivales antiguos de Grecia y Roma usaban mascaras para sus obras. Representaban hombres, dioses y animales.

  • Control social y liderazgo.

  • Como disfraz. El halloween se ha desarrollado a partir de un ritual anglosajón y celta, para convertirse en un importante evento de enmascaramiento que involucra a niños y adultos que usan disfraces que representan aspectos de la cultura popular, cuestiones políticas, transgresiones sociales o fantasías personales.

  • En el ámbito religioso, sirvieron como instrumentos esenciales para rituales sagrados, en representación de los santos y mártires.


Las máscaras, en cualquiera de sus formas, por el contrario de ocultar la esencia del individuo, la dejan al descubierto, se escapa por grietas por donde consciente o inconscientemente circula la expresión de los sentimientos más ocultos y más íntimos. Fenómeno que explica el famoso actor Stanislavski: “La caracterización es lo mismo que una máscara que oculta al actor-individuo. Resguardado por ella. Puede revelar los detalles más íntimos y picantes de su espíritu”.

Es por esta misma razón que el miedo hacia ellas es tan fuerte. Se cree que es por la forma tan parecida que tienen a la apariencia humana, pero me atrevería a decir que es más por el temor a la revelación de la verdadera forma de ser la razón por la cual terminan siento tan temidas.

Este temor es usado en películas, programas y obras teatrales que se vuelven tan populares que hacen que automáticamente asociamos a las máscaras con algún asesino serial o alguien infinitamente malvado, con algo tan macabro que tiene que esconderse detrás de una máscara para que nosotros, el público, no colapsemos y podamos asimilar su maldad. Por supuesto, vamos a enlistar las máscaras más populares del cine de terror y parte de su por qué fueron usadas de esa manera para poder contemplar un poco mejor este fenómeno:


Vincent Smith de Motel del Infierno

Un granjero y propietario de un motel que vende, junto a su hermana, una misteriosa y deliciosa carne ahumada que extrae directamente de los cuerpos de sus huéspedes. El protagonista usa una máscara de cabeza de cerdo, representando de alguna manera sus habilidades de carnicero.


Señora Tredoni en El rostro de la muerte

Después de que la hija que tuvo con el cura de la parroquia en la que era asistenta muriera de un tumor el día de su comunión, le apareció un ángel que le dijo que debía acabar con otros pecadores para purgar su falta. Una película que no le hizo gracia a los religiosos más aguerridos.


Henry Creedlow en El rostro de la venganza.

Un ejecutivo, maltratado por su jefe e ignorado por su esposa, se levanta un día y ve cómo su

rostro está borrado y ocupado por una gran mancha blanca, de la que no puede deshacerse.

Pero ahora tendrá la oportunidad de vengarse de todos los que hicieron su vida imposible y

miserable: amigos, jefes y su propia esposa...


La Purga: La noche de las bestias

Una noche al año, cualquier cosa es legal y su principal intención es, por supuesto, matar. El grupo de participantes en la purga usan máscaras y aumentan la tensión del espectador al despersonalizarse y mostrarse completamente fríos e indiferentes al sufrimiento del prójimo.


El asesino de Smiley

Película que si bien no causa tanto miedo como incomodidad, lo mismo se siente ver al asesino que se cosió los ojos y la boca. Smiley es el personaje principal de la película de terror de 2012 "Smiley". Él es una leyenda urbana que mata personas a través de la Web escribiendo la frase

"Lo hice por los lulz" tres veces en cualquier chat.


Hannibal Lecter de El silencio de los inocentes

Ver el bozal que le ponen para proteger, no a él sino a los demás, culmina la caracterización de este inquietante personaje. El Dr. Hannibal Lecter es un psicópata de ficción inventado por el novelista Thomas Harris, que se da a conocer en la novela El dragón rojo pero todos lo recordamos por la brillante actuación de Anthony Hopkins.


Tomás de El Orfanato

Es uno de los espíritus del orfanato al que vuelve Laura para construir una residencia para niños discapacitados. Una bolsa con dos agujeros para los ojos y una sonrisa y una nariz pintadas en rojo son suficiente para tener que pensárselo dos veces antes de caminar por el pasillo a oscuras.


El títere Billy de Saw

Billy es un títere y el avatar representativo de Jigsaw y sus sucesores en la saga de Saw. Es utilizado por el personaje principal de la historia, John Kramer, el asesino Jigsaw, para comunicarse con sus víctimas.


Sam de Truco o trato: Terror en Halloween

Sam es el antagonista de la película Trick 'r Treat de 2007, que hizo su primera aparición en el cortometraje animado Season 's Greetings de 1996. Él es el espíritu encarnado del Halloween, que se asegura de que todos respeten la festividad.


Michael Myers en Halloween

Durante la noche de Halloween, Michael, un niño de seis años, asesina a su familia con un cuchillo de cocina. Es internado en un psiquiátrico del que huye quince años más tarde, precisamente la víspera de Halloween. El psicópata vuelve a su pueblo y comete una serie de asesinatos. Mientras, uno de los médicos del psiquiátrico le sigue la pista. Sin duda una de las máscaras más icónicas del cine de terror.


Jason en Viernes 13

No fue hasta la tercera entrega que los productores tomaron la decisión más sabia posible: se puso la máscara de hockey de una de sus víctimas. Se convirtió en un símbolo imprescindible de esta serie de films y, por supuesto, de la imagen del personaje y del imaginario colectivo de las historias de terror.


Ghostface en «Scream»

El personaje es utilizado principalmente como un disfraz por los antagonistas de cada película,

para ocultar su identidad mientras realizan una serie de asesinatos, y como tal, ha sido interpretado por varios actores, por lo que él disfraz no es único y por lo tanto es fácil de obtener, permitiéndole a otros utilizar un equipo similar y por lo tanto son difíciles de atrapar.


Frank, el conejo de Donnie Darko

Aunque no se trate de una película de terror, no cabe duda de que el personaje de Frank, el conejo que perturba a Donnie, es bastante inquietante. Ya sea por su aspecto, por su capacidad para predecir el fin del mundo o por la tensión del argumento, cada vez que aparece en pantalla los músculos de la cara del espectador se tensan.


Leatherface en La matanza de Texas

El personaje de Leatherface o Cara de Cuero proviene de la película "Texas Chainsaw Massacre o La Masacre de Texas", una película de bajo presupuesto estrenada en 1974, donde pertenecía a una familia de caníbales, que se encargaba de matar a los jóvenes y cortar la carne para cenar con su despiadada familia.



Así como en el cine, la fantasía y en la vida de terror que vivimos a diario, las máscaras nos han acompañado como un eterno recordatorio de que no estamos totalmente solos cuando existe la oportunidad de transformarnos en alguien más.

Espero su opinión, estimados cadáveres, ¿cuál es su máscara favorita?




Entradas destacadas