• La Chica Llamada Cuervo

Instinto

Desde hace unos días empecé a notar un comportamiento extraño en mi mamá.

Ella siempre le había tenido miedo a la oscuridad pero últimamente dejaba las luces apagadas y las ventanas abiertas todas las noches.


Estar junto a ella me hacía sentir incómoda ya que me susurraba al oído ideas de cómo iba a matarme.

Temer por tu vida es el primer instinto que todos tenemos, sin embargo poco a poco lo he estado perdiendo.

Ya vivimos las dos en las sombras, nos alimentamos de migajas que encontramos y nuestros cuerpos ya son casi bolsas de huesos.

La ventana sigue abierta con la promesa de que Él vendrá por nosotras.

-Mamá, ¿apago la luz?

-Sí hija, al diablo no le gustan las luces encendidas.


Lo llamamos el diablo, a ese ser que entra arrastrándose por la ventana, su cuerpo cambia, parece ser hasta líquido, como una masa amorfa que se mueve hasta tocar nuestros cuerpos. Nos come, succiona y los atraviesa por dentro. Al final sólo hay vacío y de nuevo esas ganas de morir.

Esas ganas que se sienten como sus garras rompiendo mi piel, esas ganas infinitas.


Cerramos los ojos y de nuevo empieza otro día, nuestra casa ya es más una caja de cartón donde infinitamente nos visita este diablo que nos permite llegar a la inanición pero nunca nos permite morir.


-¿Mamá estamos en el infierno?

-No hables hija, los demonios nos escuchan.





Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.