top of page

Hay que morir para vivir

“Necesito más sueños y menos vida…” Es el inicio de una canción (quizá algo cursi) que me gusta mucho porque siempre siento que tiene parte de verdad. Después de vivir durante demasiado tiempo, sí olvidas el seguir buscando sueños. Quizá fue entonces cuando empecé a pensar en la muerte, en solo dormir abrazado por la fría y húmeda tierra sin necesitar nada más. Pero mi búsqueda por darle un significado a mi muerte terminó casi en el mismo punto que cuando le buscaba significado a mi vida: un callejón sin salida y sin respuestas que me satisfacieran.


Hoy en día, mi vida se basa en la muerte y es así como llegué a la Morgue, cuando menos lo esperé recibí a los cuerpos más confundidos en planchas de metal y me encargué de darle sentido a su muerte, los abracé y los invité a ser felices ahora que no pueden sentir mucho más. Jamás pensé que sería mi propio dolor el que aliviara el de otros, pero este pasatiempo me gusta muchísimo.


Entiendo que no todos disfruten de un hobby que tenga como base la muerte, pero hay mortales que se han encargado de disfrutar su vida también en base a este tabú. Uno de ellos es Chuck Lamb, un programador del estado de Ohio que siempre quiso ser actor, pero no cualquier actor, siempre quiso ser un cadáver.


¿Cómo pasas de ser un programador a ser un cadáver? Chuck disfrutaba mucho de ver La Ley y el Orden junto con su esposa y le hacía mención de lo divertido que sería ser uno de los cadáveres con los que iniciaba cada capítulo. Una noche, tuvo un sueño donde él era un cadáver de la serie y entonces decidió poner manos a la obra.

Chuck inició su hobby junto con su esposa. Ella le tomaba fotos en posiciones y ángulos peculiares para que lo vean como a un finado mientras él subía las fotografías a su propia página web llamada deadbodyguy.com (página semi activa). Creo que esa fue la parte que más me gustó de esa historia, el hecho de que su esposa fuera la que creara los escenarios para que su esposo jugara a estar muerto. Supongo que es romántico hasta cierto punto.

Aunque sus sueños no se han detenido ahí, pues él se esforzó en volverse el cadáver más famoso del mundo. Actualmente ha participado en un par de películas y su website es visitado por personas de alrededor del mundo. Su deseo actual es participar en La Ley y el Orden: UVE como cadáver incidental o en alguna película de The Asylum. En ocasiones sus hijos (todos adultos) han participado con él en algunas escenas o proyectos pero según palabras del propio Lamb: “Ellos no lo toman tan en serio como yo, solo buscan divertirse.”


Lamb también ha pensado mucho en el retiro, aunque él asegura que se ha divertido a montones. A veces dice que le gustaría que su muerte fuera registrada en video de una manera real, es decir, que el mundo entero sea testigo de cómo se convierte en un cadáver real. Yo no estoy tan seguro de que eso pueda ser posible pero admito que sería interesante. Otra cosa que me agrada de Lamb es que tanto él como yo hemos pensado en nuestro epitafio, él asegura que su tumba dirá “Ahora sí es en serio”.



Me alegra mucho encontrar historias de personas como Chuck porque, en ocasiones, olvido que hay personas así fuera de la Morgue. Personas que se divierten de la misma manera en que yo lo hago. Personas que disfrutan de las cosas que yo disfruto. Que han hecho de su muerte, su vida entera.




Entradas destacadas
Entradas recientes