• La Chica Llamada Cuervo

Fue sólo una pesadilla

Una de las noches en las que el Cuervo dejaba nuestro cuerpo para dormir, decidí seguirlo y ver a dónde iban sus sueños.


Llegué junto con él a un cuarto oscuro, él estaba encerrado en una jaula intentando romper los barrotes. Me intenté acercar pero noté que yo no tenía cuerpo, sólo lo podía observar.


La luz se encendió y vimos a un hombre desnudo sobre una camilla, al sentir la luz él se despertó y se dio cuenta de la presencia del cuervo. A los pocos segundos entraron varios hombres, estaban en silencio y sólo lo observaban. Vi que tenían las manos sucias.

El hombre de la camilla se incorporó intentando mover sus piernas pero al hacerlo se dio cuenta de que se las habían cortado, vi la desesperación en su rostro, intenta gritar pero al abrir la boca vimos que no tenía lengua.

El Cuervo estaba ahí, en silencio viendo todo, uno de los hombres tomó una mascarilla con anestesia colocandola sobre la cara del hombre de la camilla, él se volvió a quedar inconsciente y todos comenzaron a tocar su cuerpo dejando huellas negras sobre su piel.


El Cuervo despertó en nuestra habitación, volvió a este mundo, me vio agitada porque sabía que había estado ahí con él.

- Sólo fue una pesadilla


Me dijo intentado tranquilizarme, pero yo sé que no, sé que cuando el Cuervo duerme viaja muy lejos y esta vez no sé a dónde fuimos juntos pero sé que algo nos siguió porque la cama está manchada por huellas de manos negras.






Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.