Fotografía Post mortem: de Francia a México

En la Morgue el tiempo transcurre de forma distinta a como pasa para los humanos, y fue por eso que no hemos podido superar esa famosa moda del siglo XIX en Francia cuando se solía tomar fotografías a los difuntos en sus hogares.


“Se retratan cadáveres a domicilio. Buenos precios”,

Así decía uno de los periódicos y para ser honestos, ese trabajo parecía diseñado por uno de nuestros embalsamadores (Bombyx), así que decidimos poner esa moda en práctica.



A lo largo del tiempo, estas imágenes espectrales nos han llenado de fascinación y miedo, pero muchos olvidan que no solo se trató de un lindo recuerdo burgués.


Fue en 1839, en Francia, cuando nació la fotografía post mortem: una manera de honrar a los muertos que consistía en fotografiar cadáveres de manera que pareciera que siguieran vivos. Gracias a las altas tasas de mortalidad de la época, este tipo de práctica se popularizó y se expandió con gran rapidez, llegando pronto a Reino Unido, dónde las fotografías más comunes comenzaron a ser las de los infantes ya que, debido a la explotación en fábricas, las enfermedades y los accidentes, la muerte era algo que la familia ya asumía con más naturalidad.


Pero si hablamos de un país que es experto en tomar la muerte como algo natural, definitivamente México no podía quedarse atrás en ésta práctica.

 



Eran épocas de la Revolución, tiempos difíciles sobre todo para las clases bajas. Las personas se iban a la guerra y la muerte era tomada como un acto heróico. También la mortandad infantil era alta y su muerte se consideraba religiosamente pura. Así, la fotografía post mortem llegó tarde, pero con fuerza.


En México varios fotógrafos se dedicaron al negocio mortuorio pero se reconoce muchísimo a Romualdo García, fotógrafo de Guanajuato, quien se convirtió en un especialista y se le conoció bajo el apodo de "Fotógrafo de los humildes". Gustaba de dirigir sus fotos, proponía poses, vestuarios, muebles, flores, maquillaje y él mismo completaba los detalles en su estudio para ofrecer una foto "elegante y natural".


Actualmente este estilo fotográfico sigue vivo en México ya que existen algunas comunidades que aún lo practican, como los municipios de Pinos, en Zacatecas, y Cosío, en Aguascalientes; así como claro, en la Morgue de Rigor Mortis donde ya comenzó esta nueva práctica como un gran Memento Mori, es decir, un recordatorio de que todos somos mortales y que la muerte es lo único seguro.


¿Les gustaría ver alguna foto con esta temática en nuestra Galería del Terror?




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags