El sueño hecho realidad

Camino por el pasillo de la casa. Han cortado la luz. Comienzo a descifrar la historia de los cuadros. Cada pintura mantiene oculta un símbolo, los reconozco porque los he visto en el diario de la Señora V. Quizá si pudiera entender lo que significa encontraría la libertad.

La casa es cada vez más húmeda y fría. Parece como si ningún rayo de luz pudiera filtrarse por los ventanales. Estoy nerviosa. Si pudiera estar un poco más bajo el sol, quizá comenzaría a mejorarme. Esa fue la sensación que tuve la última vez.

En mis sueños comienza a manifestarse ese mismo hombre. Habla conmigo, no con ella. Me dice dónde y cuándo puedo encontrarlo. Si quisiera tendría que ir al parque de la colonia y caminar un poco. No puedo ni siquiera intentarlo. La última vez que intenté salir de casa casi pierdo un dedo de la mano. No quisiera hacerla enojar.

La humedad del aire anuncia la lluvia. Camino sobre la calle de Arizona sin rumbo fijo. Ni siquiera puedo explicar cómo es que salí. No han sido días buenos, eso es lo que pienso. Camino guiada por mis instintos. Lo veo a lo lejos, camina en dirección contraria a mí. No puedo respirar y me detengo. Él continúa su camino. Mis sueños comienzan anunciarme algo que no logro comprender... Necesito regresar a casa.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.