• La Chica Llamada Cuervo

El infierno está en los Sueños

Al dormir el Cuervo había escapado de nuestro cuerpo, sentí cómo se iba y sus plumas se debilitaban. Estaba yo sola en la cama, no sentía su corazón latir a lado del mío; al cabo de unos segundos volvió.

El terror recorría su sangre que se mezclaba con la mía, ahora los dos teníamos miedo. Traté de despertarlo pero podía ver a través de sus ojos que ya no estaba aquí.


Me levanté de la cama y lo llevé con la Señora V, estaba segura de que ella podía ayudarnos. Toqué en su puerta y esperamos a que sola se abriera.

Ella se encontraba en una ventana, su cuerpo acomodado en esa esquina. Me acerqué lo suficiente como para que ella pudiera poner sus manos sobre nuestros ojos; pero esta vez no lo hizo.

¿Qué podía ser tan grave que ella no quería verlo?


La Señora V tomó mi mano y la llevó a mi pecho, ahí sintió los dos corazones latiendo.

El Cuervo ya no está aquí - dije viéndola fijamente

Sí lo está. El problema es que no está completo

Pero sólo fueron unos segundos

El infierno está en los sueños y ahí, es eterno.


Ella se alejó de nuevo de nosotros, esta era una aventura que tenía que recorrer yo sola, sabía que cuando el Cuervo dormía viajaba al Infierno, por eso temía estar solo, por eso nunca cerraba los ojos por tanto tiempo.

Esta vez en su aventura una parte de él se quedó atrás, tal vez olvidó el camino de vuelta, olvidó cómo guiarse con los latidos de mi corazón de vuelta a la Morgue.




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.