Un nuevo comienzo

El viento se sentía como nuevo, había un olor a libertad en él. Hace tiempo que el Cuervo no salía de su habitación pero hoy decidió hacerlo, parecía ser un buen día para ir al jardín.

Se quitó los zapatos y por primera vez en mucho tiempo, sintió algo con su propia piel. Para los demás monstruos era difícil distinguir entre el Cuervo y la Chica, pero los veían intrigados desde la Morgue mientras su cuerpo se calentaba con el sol.

Estiró sus alas y las plumas se fortalecieron dentro de sus huesos, ahí es donde todo empezaba: el dolor, la magia, y los sueños, todo venía de los huesos. Pensó en volar pero esta vez decidió caminar. Era todo un reto el dejarse sentir, el caminar sin molestia pero lo hacía, respiraba dentro de todo su cuerpo el oxígeno inmerso en sol y la Chica sonrió bajo la máscara sabiendo que ya no habría tristeza en él.

Ya no había muñecas rotas, las Tristezas seguían escondidas en las sombras, el jardín, ese día se sentía como un nuevo comienzo, como volver a creer en la luz tras haber sido ciego por años.

Mientras sus pies se hundían en la tierra húmeda abrió los ojos hacia los colores y por primera vez en mucho tiempo el Pasado se alejó de ellos, ya no parecía ser su huésped, hoy lo habían vencido.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.