Sinfonía

¿Has escuchado las voces de los muertos?

¿Has visto cómo su piel pierde color y su cuerpo tibieza?

Los músculos se tensan, la sangre se coagula, el cuerpo se hincha y revienta, los gusanos se alimenta de ti y la sinfonía de la muerte te acompaña.

El sentido del oído es el último en morir.

Nos vamos al otro mundo ciegos.

Sentada en la noche, en una eterna noche, espero a que el alma regrese y me libere de esta prisión oscura. Me sumergí en ese río que no da olvido para aquellos que no esperan el Carro.

Choqué con miles de ¿cuerpos? No, no eran eso.

La desesperación de ahogarse sin poder morir, el rendirse y desear la muerte estando muerto. Escuché las voces, el horror y el silencio de la resignación.

El arrepentimiento no sirve de nada cuando cruzas al otro mundo.

¿Dios? ¿Podría hablar de él? Quiero olvidar, debí esperar. Quisiera pedirle que rece por mí. Cuando somos llamados podemos liberarnos por unos momentos.

El rezo brinda paz a los muertos.

Encienda una vela y oré por mí.

Permítame olvidarme de mí misma. No me someta a ninguna voluntad.

Sólo deme paz.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.