Las mejores películas distópicas (Parte 1)

Primero, ¿qué es una distopía?

La RAE menciona que es una representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana.

Sería el antónimo de utopía, la cual es una sociedad ideal, perfecta. Una distopía es una utopía negativa, representa una sociedad hipotética indeseable con un futuro desalentador.

¿Qué debe contener una película de distopía?

Son dos elementos muy importantes los que debe contener una historia con esta temática:

1. Una naturaleza real: La historia debe estar basada en un fundamento real, en nuestra sociedad actual, por ejemplo.

2. Una naturaleza irreal: Esta sociedad real se deforma y arregla para construir un futuro deprimente.

Películas de ciencia ficción distópica

1. Blade Runner (1982), de Ridley Scott

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Es el título que Philip K. Dick. dio a su novela, en la cual está basada Blade Runner. La premisa de esta historia nos plantea la pregunta ¿qué nos hace humanos, el hecho de nacer de una madre? La única manera que tienen los Blade Runner de reconocer a un Replicante es mediante un test para descubrir su grado de empatía, tras esto se procede a la eliminación, pues estos humanos artificiales se volvieron ilegales después de una trifulca que ocasionaron algunos de ellos. Son esos fugitivos lo que hace que Rick Deckard, el mejor de los Blade Runner, salga de su semi-retiro para eliminarlos, pero Deckard está cansado de asesinarlos pues cada vez que se enfrenta con uno de ellos se da cuenta de que en realidad no son tan distintos de nosotros. Incluso un Replicante se enamora de él. Así que, ¿puede un Replicante ser de verdad un humano? ¿Puede un humano ser mejor que un Replicante?

2. 1984 (1984), de Michael Radford

El libro de George Orwell se ha convertido en el favorito de aquellos que aman las distopías, y es fácil saber el motivo. Orwell utilizó esta novela para mostrar cómo funciona un régimen totalitario, quizá como una forma de advertirnos que, de continuar como estamos, llegaremos a algo similar. O tal vez porque ya estamos allí, donde ya no hay libertad de expresión, ni sentimiento de seguridad en la calle o nuestras propias casas, donde tenemos que odiar a un enemigo común (alguien que los medios de comunicación nos obliguen a odiar con notas falsas y manipuladoras), donde tampoco tengamos la libertad de vivir como deseamos, amar a quien sea nuestra elección, creer en lo que queramos. Tal vez ya estamos allí.

Recomiendo una nota de la BBC que habla precisamente sobre esto: https://www.bbc.com/mundo/noticias-44205892

3. A Clockwork Orange (1971), de Stanley Kubrick

Fue adaptada de la novela de Anthony Burgess, la cual por cierto es su menos favorita puesto que se volvió muy famosa gracias a la película y él sintió que tenía mejores novelas que esta, con mayor calidad literaria y de investigación. Aun así yo recomiendo mucho que lean la novela, porque a pesar de que el guión está muy bien hecho, el final del libro no está incluido en la película. Y ese final, a mi parecer, es de verdad importante para completar la historia.

El planteamiento es ¿Puede un criminal violento cambiar a ser mejor persona con un tratamiento?

Tal vez ni siquiera el tratamiento era necesario, podría cambiar su actitud eligiendo hacerlo.

4. Children of men (2006), de Alfonso Cuarón

Esta película es de las mejores en el género de la ciencia ficción. Tiene una historia bastante conmovedora, creada por la excelente escritora P. D. James en cuya novela homónima está basada la película, y además el guión casi se gana el Oscar. La fotografía de Emmanuel Lubezki también obtuvo nominación al Oscar así como el montaje. Visualmente es una joya. Es una película cruda y emotiva que plantea la posibilidad de que el ser humano se encuentre en peligro de extinción. ¿Qué pasaría si ya no pudiéramos reproducirnos? ¿Cómo actuaríamos ante esta situación? Tal vez de forma violenta, matándonos los unos a los otros, en fin que ya no hay ninguna esperanza.

5. Soylent Green (1973), de Richard Fleischer

Si en Children of men hay un poco de esperanza, en Soylent Green no hay ni un gramo.

En un futuro no muy lejano al nuestro la contaminación, la sobrepoblación y el calentamiento global llevó a los ciudadanos comunes (los que no tienen dinero) a consumir el Soylent, que está disponible en dos colores: el rojo y el amarillo; pero recientemente se introduce el Soylent Verde que, según la empresa, está basado en plancton. Un asesinato en la zona pudiente involucra al detective Robert Thorn, quien al acudir al departamento de la víctima descubre muchos objetos que jamás había visto (la regadera, el refrigerador, comida y carne). Esa investigación comienza a destapar verdades muy incómodas y despreciables sobre el modo en que se rige el mundo; descubre la realidad detrás del Soylent.

Conocí la película bajo el título de “Cuando el destino nos alcance” y recuerdo que me pareció un nombre de telenovela. Sin embargo, ahora me gusta el título, hasta me suena como una advertencia.

6. THX 1138, de George Lucas

Es el primer largometraje del director.

THX 1138 es el nombre del protagonista, quien al igual que el resto de los ciudadanos, es obligado a mantener el motor de la sociedad: la economía; por tanto es indispensable que todos laboren y consuman. Cualquier otra actividad que no es trabajar se considera como distracción, incluyendo amar. La gente está también obligada a medicarse pero la compañera de cuarto, LUH, le propone no consumir los medicamentos, así pueden enamorarse. Además, cometen el crimen de tener sexo, por lo tanto deben ser castigados. THX consigue huir e intenta salvar a LUH pero ese lugar es un laberinto de sinsentido, no hay a dónde más ir que a lo impensable, afuera.

Hasta aquí queridos cadáveres, si todo sigue igual en este mundo, continuaré la lista la próxima semana.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.