Testigo


Testigo de su propia muerte

Nunca había pensado que vería mi propia muerte. Nunca creí que yo sería el único testigo. Cuando él dio la última puñalada mi cuerpo cayó, pero yo continué de pie. Supe que estaba muerta porque miró hacia mí y sus ojos no me enfocaron. Limpió el cuchillo en mi vestido, el Versace negro con greca dorada que compré en Miami. Luego comenzó a caminar. Tuve un corto tiempo para decidir qué hacer, miré a la derecha y allí estaba la salida. Pero él se estaba yendo a la izquierda. Brinqué mi cuerpo, sorteando los stilettos y lo seguí. Al mirar hacia atrás todo estaba oscuro.

Photo by Jordan Whitt on Unsplash

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags