Qué NO ver cuando estás encerrado en tu casa.

Hago esta lista tras volver del hospital. Tras añorar estar de vuelta en la soledad que conozco y no rodeada de extraños que compartían el mismo sufrimiento que yo. Una vez que me encontré de nuevo en mi casa y con la posibilidad de ver TODO lo que yo quisiera empecé a explorar el bello mundo del Internet que permite a los monstruos como yo vagar sin responsabilidad, sin embargo, al parecer tomo muy malas decisiones al seleccionar qué ver para olvidar mi encierro.

Pero como de los errores se aprende, dejo aquí mis tres opiniones/ reseñas por si se encuentran en la misma posición que yo (en rehabilitación de una cirugía o adheridos a su sillón por razones alternas) puedan aprender qué no hacer:


1. Soy un Asesino


Claro, saliendo de estar algunas noches en el hospital, lo primero que quería ver y saber era acerca de asesinos seriales. Buscaba salirme de mi cabeza para entrar a otra, entrar a una nueva oscuridad y poder dejar de sentir ahí mi dolor.

Siempre he creído que la oscuridad ajena puede llegar a tranquilizarnos, mas en cuanto empecé con esta serie obtuve todo lo opuesto al resultado que estaba buscando,

Me encontré con historias en las que no sólo se negaba la oscuridad y a los monstruos, sino que se hablaba de redención y de cambio. Así que acabando cada capítulo me dirigí nuevamente a mi propia oscuridad y a mi propio dolor. Razón por la que les recomiendo que si están planeando unos días de confinamiento en sus jaulas, de preferencia no recurran a esta serie ya que los devolverá a su propia cabeza a cuestionarse aspectos morales.


2

Soy la cosa bella que vive en esta casa. Esta fue mi segunda selección.

Si ya vieron la película sabrán porqué fue un error, sino, les contaré un poco más. La historia trata de una escritora que vive en una casa donde habita un fantasma, ambos personajes deciden, literalmente, quedarse por el resto de su existencia encerradas en la misma casa hasta pudrirse y perder el sentido de todo.

Como era de esperarse esta película no logró sacarme de mi cabeza, al contrario, logró que ahora pueda imaginar una realidad alterna en la que mi encierro es voluntario y dura el resto, no sólo de mi vida, también de mi existencia como fantasma. Gracias a su descripción poética decidí permanecer hasta el final, sin embargo el vacío que crecía en mí mientras la veía no logró saciarse, razón por la cuál volví a mi propia oscuridad que ya tan bien conozco.

Nada de miedo, lamento informarles y mucho menos una historia que te atrape o que tenga algún significado.



3

Insidious, capítulo 3.

Antes de que lo piensen, prometo que no tenía ni idea de qué trataba, había visto el capítulo 1 y el 2 por lo que pensé que era una excelente oportunidad para ver el tercero ¿qué podía salir mal? ¿Cómo saber que me estaba dirgiendo a ver la historia de una chica que tras salir del hospital es perseguida por un demonio durante su recuperación? Lo sé, no mi mejor elección.

Siempre que alguien me pide alguna recomendación de película de terror los mando a ver la serie del Conjuro o de Insidious ya que creo que están fielmente documentadas y las historias se mantienen hasta el final. Lamentablemente me encontré con este capítulo en un mal momento. Después de ver la película me vi a mí misma en mi cama en silencio, en medio de la oscuridad temiendo no tanto al demonio, sino a la posibilidad de caerme sobre mi herida y dejar un rastro de sangre y de dolor físico.

Puedo recomendarla para cualquier momento, sólo asegúrense de que sus huesos estén fijos, de no tener algún yeso o vendaje mientras la vean ya que el miedo podría desviarse hacia otro lado.

Actualmente continua mi encierro y por lo tanto también mi búsqueda de una nueva oscuridad que me quiera hospedar durante un tiempo y me aleje de los pensamientos extraños que provocan las medicinas.

¡Estoy abierta a recomendaciones queridos cadáveres!

Buenas noches y que el vacío de una existencia sin sentido no los alcance hoy.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Facebook icono social
  • Twitter - círculo blanco
  • Icono social Instagram

Av Constituyentes 354, Panteón Civíl de Dolores, 11100 Ciudad de México, CDMX

© 2023 por Rigor Mortis.

Las ilustraciones de este sitio pertenecen a sus autores.